URBANISMO, ARQUITECTURA Y DEMOCRACIA

Por primera vez en la historia, desde el 2007, la cifra de personas habitando en ciudades supero la de población rural, quedó claro que el modelo de ciudad actual está obsoleto. Las ciudades son cada vez más grandes y sufren de hiperpoblación. Sin embargo, su planificación, infraestructura y planes de desarrollo siguen anclados en un modelo que no es para nada sostenible. Son muchas las variables que hay que considerar como el cambio climático, multiculturalidad, multirreligiosidad, participación ciudadana, tecnología, etc.

La evolución de las ciudades desde la época de la antigüedad han sido concebidas como un espacio de democracia a través de la agora de Sócrates. El desarrollo urbano posterior a la revolución industrial abrió la posibilidad de pensar la ciudad como un lugar de vivencia colectiva entre la diversidad de las clases sociales y multiplicar así edificaciones, instituciones, edificios y condominios. La ciudad de hoy y de mañana es una estructura elemental para la democracia y la convivencia de sus habitantes más allá de las clases sociales. (Delia Blanco)

Entre todas las variables que conforman una ciudad, la planificación de las actuales para el medio y largo plazo será el pilar sobre el que se construya la nueva forma de hacer política en su nivel más básico, como el municipal. Ya que es aquí donde sus habitantes puede envolverse de forma directa en los asuntos de carácter público y en la manera en la que se desarrolla y gestiona la ciudad.

Importancia de la convivencia democrática

El ecosistema natural para la gran mayoría de la población en la actualidad son las ciudades y esa tendencia se mantiene al alza con el aumento del éxodo rural. A medida que las ciudades se expanden y están cada vez más pobladas, se ha demostrado que es vital que todo el mundo tenga un lugar en ella y no dejar a nadie marginado.

Las ciudades son cada vez más diversas, por lo tanto culturalmente más complejas. El compromiso por parte de los principales representantes políticos y de las instituciones para garantizar la inclusión de todos los miembros de la comunidad es el primer paso que se debe tomar en este sentido. Actualmente, las ciudades más grandes del mundo se caracterizan por tener tasas de desigualdad muy elevadas. De hecho, en torno al 70 % de la población que vive en ciudades ha experimentado un aumento de la desigualdad en los últimos 30 años.

Un Ágora para el dialogo

La población civil quiere ser tenida en cuenta en la toma de decisiones y piden que su voz sea escuchada. Por ello, el punto de partida es su propia ciudad, el lugar en el que las decisiones políticas tienen un impacto directo e inmediato sobre sus vidas. Dentro de este marco, la planificación urbana se ha revelado como una variable fundamental para que las iniciativas de participación ciudadanas sean exitosas. Las potencias emergentes serán el laboratorio y el referente para aplicar muchos de los cambios que se quieren realizar en materia de urbanismo ya que su reciente desarrollo está traduciéndose en nuevas ciudades que al ser planificadas desde cero pueden integrar mejor estas ideas que pueden cambiar la forma de entender la política.

¿Por qué es tan importante la planificación urbana para el desarrollo de una sociedad?

La cuestión de la planificación urbana no es insustancial, las ciudades generan el 80 % del Producto Interior Bruto mundial alojando a la mitad de la población en tan solo el 3 % de la superficie terrestre. Por ello es elemental entender que esta cuestión tiene un impacto directo en la prosperidad y en el desarrollo de la sociedad en términos sociales, culturales, económicos o medioambientales.

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *