¿Cuáles fueron las tendencias Arquitectónicas impulsadas durante el 2020?

El 2020 sin duda ha modificado drásticamente nuestras rutinas y la actual crisis de salud provocó una gran cantidad de especulaciones sobre cómo se desarrollará nuestra vida en adelante. Con el 2021 iniciando, podemos apreciar cómo la pandemia impulso algunas tendencias arquitectónicas que ya estaban en marcha y cómo puso en tela de juicio otras ya bien marcadas.

El barrio de 15 minutos

Este concepto se remonta a la década de 1900, volvió en 2019, cuando la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, se convirtió en una destacada defensora de la ciudad de 15 minutos o la «ville du quart d’heure».Forma parte del pensamiento de diseño urbano sostenible que implica tener todas las comodidades necesarias a una corta distancia a pie, en bicicleta o en transporte público. La estrategia se basa en descentralizar la economía local, y cada barrio contiene todos los aspectos de la vida urbana, desde espacios de trabajo, negocios, recreación, áreas verdes y vivienda. Ahora, producto del aislamiento social varias ciudades de todo el mundo incluyeron la idea en sus estrategias de recuperación tras la pandemia.

Oficina de planta libre bajo escrutinio

El espacio de oficinas ya estaba cambiando tiempo antes de la pandemia, con estudios que mostraban que los grandes espacios abiertos tenían efectos negativos en la salud mental y la productividad. A lo largo de 2020, se ha especulado mucho sobre el futuro de la oficina y existe una creencia ampliamente aceptada de que la flexibilidad en el trabajo así como el home office llegaron para quedarse. En consecuencia, redefinir el espacio de la oficina podría significar tener varias empresas compartiendo el mismo espacio en rotación, usar la oficina como un centro colaborativo con la mayor parte de las tareas realizadas a través del trabajo remoto y crear un espacio altamente personalizable o también llamado coworking.

Nuevos criterios espaciales para la vivienda

La pandemia sin duda alguna ha puesto al descubierto la desigualdad respecto a las viviendas, especialmente en las ciudades densamente pobladas, donde las cuarentenas y el trabajo desde el hogar sacaron a la luz las deficiencias de muchas viviendas. La presión demográfica y la escasez de viviendas en las grandes ciudades no desaparecerán después de la pandemia, por lo que tampoco lo hará la tendencia de vivienda mínima. Sin embargo, la experiencia de este año indudablemente impulsará a los residentes y desarrolladores a priorizar los espacios al aire libre, al mismo tiempo que definen un nuevo estándar de vida para futuros desarrollos. Mirando más adelante, más allá de esta crisis de salud, es probable que los conceptos de vivienda y la distribución de las mismas se flexibilicen, permitiendo la posibilidad de separar diferentes funciones. Los proyectos que se están elaborando ya se direccionan a brindar áreas al aire libre variadas y espacio para trabajar desde casa.

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *